Tratamiento Corporal con Argan Es un masaje con una pasta (Amlou) hecha de Almendras, Miel y Aceite de Argan que ayuda a drenar el sístema linfático. Es un tratamiento muy detoxificante que también acondiciona y deja tu piel luminosa y muy suave. Gracias al Argan que es un buen agente hidratante que nos, ayuda a luchar contra la sequedad de la piel; estimula la oxigenación celular y refuerza la unión entre las células, alivia además la piel dañada o irritada. Es antioxidante natural debido a su alto contenido en vitamina E
Otro de los beneficios del argán debido a la buena cantidad de fitoesteroles que contiene, se usa para tratar el acné y desvanecer cicatrices. Las Almendras dulces que son las comestibles, contienen: agua, proteínas, grasas, hidratos de carbono y celulosa; vitaminas B1, B2, PP, C, A, D y E; calcio, fósforo, hierro, potasio, sodio, magnesio, azufre, cloro, manganeso, cobre y zinc. Contienen, además, los ocho aminoácidos esenciales, desinflama las irritaciones cutáneas debido a la presencia de zinc, mineral que reduce los procesos inflamatorios agudos. También ofrece antioxidantes y vitamina E, útiles para los procesos de inflamación. La Miel ha sido siempre considerado como algo más que un alimento , las primeras civilizaciones consideraron la miel como un producto mágico, ayuda en la cicatrización y prevenir infecciones en heridas y quemaduras. El aceite de argán: seña del pueblo bereber Las mujeres bereberes siempre han usado el aceite de argán por sus virtudes alimentarias. Al igual que el té que se sirve a los huéspedes, el aceite de argán junto a un plato de miel es un signo de hospitalidad entre esos pueblos. Para saberlo más acerca del aceite de argán alimentario También usan este aceite por sus virtudes cosméticas, casi medicinales.
Por ello, el aceite de argán ocupa un lugar destacado en la farmacopea tradicional bereber. Se utiliza en bebés y niños para el masaje corporal, para ayudar a la cicatrización de las erupciones causadas por la varicela, en tratamientos de la acné en adolescentes, para prevenir la aparición de estrías y en personas que padecen reuma o dolor articular (los bereberes dicen que este aceite "calienta" las articulaciones). El aceite de argán cosmético A diferencias de otros aceites, el aceite de argán, debido a su contenido en vitamina E, antioxidante natural, se conserva bastante mejor que otros.
El aceite de argán puro es una verdadera joya para el cuidado de la cara, del pelo, de las uñas y del cuerpo. Es un aceite único, cuya eficacia, avalada por siglos de tradición, está siendo en la actualidad corroborada por la investigación científica.
Por otra parte, al oxigenar la piel, el aceite de argán favorece la restauración de la capa hidrolipídica y de las células cutáneas cuyo tenor en nutrientes incrementa considerablemente. Los beneficios son elasticidad, suavidad y luminosidad de la piel.
En cuidado antiedad, el aceite de argán suaviza la piel, la hidrata y la protege de la sequedad.
En el masaje corporal, nos permite unir el placer sensual del masaje con el beneficio de la vitamina E, aportando hidratación, nutrientes y suavidad a la piel después del baño o de la ducha. Se recomienda su uso en quemaduras solares e irritaciones cutáneas; el aceite aliviará la sensación de ardor, picor, quemazón y tirantez.
Por si todas esta aplicaciones fueran pocas, también se usa para uñas quebradizas o abiertas en capas. Las fortalece y protege de las agresiones externas. En tratamiento capilar, le dará brillo y resistencia al cabello seco, apagado y quebradizo. Eso se debe a su contenido en lupeol, que favorece la generación de queratinocitos, células que producen la queratina Interés cosmético del argán El aceite de argán está compuesto hasta en un 80% de ácidos grasos esenciales, AGE: ácido oleico (45%), ácido linoleico o vitamina F(35 %), ácido alfa-linolénico (15 %), ácido gamma-linolénico (3 %), ácido araquidónico (1%); contiene grandes cantidades de tocoferoles o vitamina E (unos 700 mg/kg), casi tres veces más que el aceite de oliva por ejemplo, carotenoides de los que un 50% son betacarotenos, precursores de la vitamina A, fitoesteroles (D-7steroles) -que raramente se encuentran en los aceites vegetales- y esqualeno.
Por otra parte, el aceite de argán es rico en esqualeno (320 mg/litro), cuya concentración suele ser débil en el reino vegetal. Si lo comparamos con el aceite de oliva, de almendra o de colza, el aceite de argán tiene la más alta concentración de ácidos grasos esenciales y ácidos linoleicos en asociación natural. Los ácidos grasos insaturados esenciales, es decir aquellos que el organismo no puede sintetizar por sí solo y deben obtenerse de un aporte externo (dieta o cosméticos), son nutrientes vitales que están involucrados en procesos fisiológicos y bioquímicos relacionados con la regeneración de tejidos. Desarrollan, pues, un papel importante para atenuar las cicatrices, las arrugas y aportar a la piel tersura y suavidad.